Transformando emociones

Esta actividad ofrece una guía para identificar y regular
las emociones que identificamos en nuestro cuerpo.

Nivel
Introducción general
Dirigido a
Adultos
Tiempo de actividad
≤ 15 minutos
Planeación
Propósito Visualizar y tomar conciencia de nuestras emociones a través de su identificación en el cuerpo.
Cuándo usar  Cuando se experimenten sentimientos difíciles de identificar y manejar.
Tiempo 15 minutos.
Materiales Diagrama del cuerpo humano y colores.
Objetivos de aprendizaje
  • Identificar el tipo de emociones que percibimos y asociarlas a distintas partes del cuerpo.
  • Relajar la parte del cuerpo asociada a la emoción y soltar.
Habilidades a desarrollar Manejo de emociones, cuerpo, autoconocimiento, conciencia de sí mismo, autorregulación.
¿Cómo realizar la actividad?
Antes Orientación

  • Prepara el espacio físico: Identifica un espacio en el que puedas sentarte cómodamente para realizar la actividad. Es recomendable que el lugar esté ordenado y limpio.
  • Orienta tu mente: Antes de comenzar, toma unas respiraciones profundas.
  • Reflexiona antes de la práctica: Es necesario sentir y escuchar nuestro cuerpo  para mantener nuestra salud física y mental.
Durante
  1. Realiza un recorrido consciente a través de tu cuerpo. Aquí te ofrecemos una guía para hacerlo:
  • Siente tu espalda y pon atención a tu respiración, como quiera que esta sea, sin modificarla.
  • Contacta con tus pies, recórrelos desde tus dedos hasta donde inicia tu tobillo, percibe si hay alguna tensión y cuando exhales déjala ir. Nota si hay alguna sensación en esta zona que asocies a cierta emoción.
  • Mantén el contacto con tu respiración y lleva tu atención hacia tus piernas. Si sientes que están tensas, trata de relajarlas y contacta con la emoción que surja de esta sensación.
  • Ahora lleva tu atención a tus rodillas, a la parte externa e interna. Nota si hay tensión, suéltala suavemente.
  • Ahora concéntrate en tu pelvis. Percibe si hay tensión y, a medida que te vuelves consciente de ella, suéltala y relájate. Identifica la emoción o emociones que experimentas.
  • Centra tu atención en el abdomen y siente cualquier movimiento, percibe la emoción que esto te despierta.
  • Ahora dirige tu atención al pecho. Observa que al inhalar y exhalar se expande y se contrae.
  • Contacta con tu corazón, con el ritmo de sus latidos. Tómate el tiempo para contactar con tus emociones. Respira para liberar tus emociones. Siente cómo tu corazón palpita; mientras experimentas tranquilidad, sigue respirando.
  • Ahora centra la atención en tu garganta, nota si está apretada; si es así, permítete relajarla. Identifica cómo tus emociones surgen y se desvanecen a medida que te haces consciente de ellas.
  • A continuación, llega a tus ojos y relájalos mientras continúas con el ritmo de tu respiración. Identifica si percibes alguna sensación en tu cara.
  • Pasa a tu entrecejo; inhala y, al exhalar, permite que se relaje. Siente cómo la tensión en esta área se desvanece .
  • Respira profundamente y centra la atención en todo tu cuerpo, desde el dedo pequeño del pie hasta el cuero cabelludo, sin evaluar o juzgar las sensaciones y emociones que surgieron. Aprecia y agradece a todo tu ser.
  • Toma unas respiraciones más y cuando estés listo abre tus ojos lentamente .
  1. En el diagrama del cuerpo (Anexo I), identificalas emociones que sentiste y en qué parte del cuerpo las localizarías. Puedes utilizar colores para marcarlas.
  2. Reflexiona: ¿cómo se ven esas emociones?, ¿qué forma tienen?, ¿de qué color son?, ¿en qué parte de tu cuerpo viven?, ¿cuándo aparecen?
Después Al terminar la práctica, reflexiona:

  • ¿Cómo viviste la experiencia?
  • ¿Qué aprendiste con el ejercicio?
  • ¿Por qué es importante nombrar lo que sentimos?
  • ¿Qué sucede si no prestamos atención a lo que sentimos?
  • ¿Qué alternativas tenemos para manifestar nuestras emociones? 
Para saber más