Trabajar juntos

Trabajar juntos como comunidades educativas, es esencial para encontrar soluciones y superar retos, para reflexionar y valorar acontecimientos y favorecer los procesos de mejora en la comunidad educativa.

Impulsar la colaboración y reflexión entre docentes, familias, miembros de la comunidad y estudiantes ayuda a mejorar habilidades y el interés por conocer nuevas ideas e innovaciones educativas para favorecer el desarrollo integral de la escuela.

Qué procurar
  • Realizar sesiones de sensibilización a la colaboración nos ayuda a  generar una cultura compartida orientada hacia la mejora de los aprendizajes y la convivencia. 
  • Fomentar lazos de confianza y reciprocidad entre docentes, estudiantes y familias. 
  • Disponer de espacios para llevar a cabo comunidades profesionales de aprendizaje, nos permite a los maestros trabajar juntos para compartir nuestra planeación y valoración de las sesiones llevadas a cabo para aprender unos de otros. 
  • Establecer espacios de escucha y diálogo en donde las y los estudiantes puedan expresar sus necesidades, aspiraciones y propuestas es vital para mantener relaciones saludables con los alumnos. 
  • Promover espacios de diálogo organizado, generativo e intencionado con las madres y padres de familia nos permite generar una sensibilidad mutua hacia las responsabilidades compartidas entre la escuela y los hogares. Es importante que alentemos el positivismo y busquemos soluciones conjuntas a las problemáticas o necesidades que se detecten. 

La educación a distancia sería imposible sin el apoyo de las familias, por ello es sumamente relevante que incluyamos sus voces en la toma de decisiones escolares. Es importante superar la “cultura de la queja” y trascender hacia una “cultura de la posibilidad”.

Qué evitar
  • Realizar prácticas aisladas: para que las prácticas en la docencia representen un motor de cambio y mejora es necesario que propiciemos la colaboración entre docentes.
  • Suponer que todos los docentes tienen la misma información, que todos entienden lo mismo: para propiciar la mejora y el cambio es esencial descubrir las capacidades y distribuir el  liderazgo de acuerdo con las potencialidades de cada uno, e incluso, se reduce el tiempo de coordinación.
Para saber más

1.- Organizar y convocar sesiones para escuchar y construir colectivamente. (escucha activa y diálogo)

2.- Priorizar las necesidades o aspiraciones detectadas en esas sesiones de escucha y diálogo a modo de que cobren vida de una manera realista.

3.- Planificar, establecer actividades puntuales, roles, responsabilidades, tiempos, logros o efectos esperados y mecanismos o instrumentos de evaluación para saber en qué medida se está teniendo éxito.

4.- Dar seguimiento para asegurar que la planeación se ha llevado a la acción y que existe un compromiso compartido. Es importante establecer reuniones con una periodicidad pertinente para dejar que las cosas sucedan y monitorear cómo han sucedido.

5.- Celebrar, reconocer y compartir logros en el trabajo colaborativo es muy importante, Reconocer el esfuerzo de cada persona en el logro de los objetivos y en la creación de aprendizajes.

 

  • Miquel, E. (2006). Maestros que trabajando juntos aprenden. Aula de innovación educativa, 153-154.

https://core.ac.uk/download/pdf/132120607.pdf

  • Huguet, T., & Lázaro, L. (2018). Iniciar y mantener prácticas de docencia compartida en las aulas.

https://portal.edu.gva.es/cefirealacant/wp-content/uploads/sites/220/2020/03/Article-docencia-compartida2.pdf

  • Ficha de relacionadas:
    • Escucha activa,
    • Tipos de conversaciones,
    • Escalera de la inferencia,
    • Por encima de la línea.
Prácticas Relacionadas